Alquiler Social: Qué es y cuáles son sus requisitos

Actualmente el acceso a la vivienda en régimen de alquiler se está complicando en muchos municipios de nuestro país. Las razones podemos encontrarlas en la proliferación de alquileres vacacionales y el aumento de las personas que prefieren alquilar a comprar una vivienda. Pero… ¿En qué posición deja esto a personas con recursos económicos limitados?

En este post vamos a contarte qué es el alquiler social y cuáles son los requisitos que debes cumplir para poder acceder a una vivienda de estas características.

 

¿Qué es el alquiler social?

El fondo social de viviendas es una iniciativa llevada a cabo por el gobierno de España, por la cual se quiere reforzar la protección de los deudores hipotecarios.

Esta medida se crea con el objetivo de ofrecer ayuda a las personas que han perdido su vivienda como consecuencia del impago de la deuda hipotecaria o de una dación en pago a causa de la crisis económica, y que están en riego de exclusión social.

Así pues, las familias podrán acceder a este tipo de viviendas de alquiler social (propiedad de las entidades de crédito) cuando cumplan una serie de requisitos.

En lo que se refiere a los precios de este tipo de viviendas en alquiler social, oscilan entre los 150 y los 400 € mensuales, siendo su máximo el 30 % de los ingresos netos totales de la unidad familiar.

Si no sabes que es la dación en pago, te dejamos un post en el que puedes conocer todo sobre este procedimiento.  ¿CUÁLES SON LOS REQUISITOS PARA UNA DACIÓN EN PAGO?

Requisitos para solicitar un alquiler social

Como ya hemos comentado el fondo social de vivienda está pensado para proporcionar una vivienda a las personas que han perdido su vivienda habitual. Así, deberán cumplir una serie de requisitos.

  1. Que la pérdida de la vivienda habitual fuese después del 31 de diciembre del año 2007 a favor de alguna entidad de crédito que participe en el convenio entre los Ministerios (Economía, Sanidad o Servicio sociales e Igualdad) y diversos bancos o cajas de ahorro.

Para ello, se debieron dar una serie de causas:

  • Una dación en pago por un préstamo hipotecario
  • Un procedimiento de ejecución hipotecaria que hubiese culminado con la adjudicación de la vivienda, pero sin desalojo.
  • Desalojo por una demanda de ejecución
  1. Que en el momento de presentar la solicitud el conjunto de los integrantes de la unidad familiar tenga unos ingresos inferiores a tres veces al IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples). Este indicador no ha variado en sus cantidades a las que se hacían referencia en el año 2017.
Año IPREM mensual IPREM anual (12 pagas) IPREM anual (14 pagas)
2018 537,84 € 6454,03 € 7519,59 €

 

Además, ninguno de los integrantes de la unidad familiar debe tener una vivienda en propiedad o con derecho de usufructo.

Usufructo (Artículo 467 del Código Civil): derecho a disfrutar los bienes ajenos con la obligación de conservar su forma y sustancia

  1. Encontrarse en alguno de estos supuestos de especial vulnerabilidad:
    1. Tener hijos menores
    2. Ser una unidad monoparental con dos más hijos a su cargo
    3. Miembro de la unidad familiar con un 33 % o más de discapacidad, situación de dependencia o enfermedad que le incapacite de manera permanente para realizar una tarea laboral.
    4. Deudor hipotecario que ha perdido la vivienda se encuentra en desempleo y ha agotado su prestación.
    5. Unidad familiar con la que convivan (en la misma vivienda) una o más personas deben tener un parentesco de hasta un tercer grado con el titular de la hipoteca con la que se produjo el impago o con su cónyuge.
    6. Unidad familiar con una persona que haya sido víctima de violencia de género.
    7. Personas con situación de dependencia o discapacidad para las que la vivienda supone un activo para su inclusión social.
    8. Mayores de 60 años.
    9. Personas jubiladas o prejubiladas que hayan asumido mediante un aval las deudas de sus hijos o nietos.
    10. Otras personas o unidades familiares con circunstancias de vulnerabilidad social distintas de las anteriores, siendo detectadas por parte de las entidades de crédito, los servicios sociales o una ONG en la Plataforma del Tercer Sector. Estas circunstancias deben estar debidamente justificadas y debe suponer que la vivienda sea un activo indispensable para el mantenimiento de la inclusión social.

Condiciones de los pisos de alquiler social

En este apartado te vamos a comentar las diferentes condiciones que tiene que tener el alquiler social.

Como ya te hemos mencionado, la renta del alquiler deberá estar entre los 150 y los 400 € (aunque puede haber casos especiales valorados por las entidades de crédito en los que se reduzca el mínimo), siendo el máximo que una unidad familiar podrá pagar por el alquiler social un 30 % de sus ingresos netos.

En cuanto al contrato de alquiler social, tendrá una duración inicial de 2 años, ampliable uno más siempre y cuando se sigan manteniendo los requisitos y condiciones necesarios para este tipo de alquiler.

Además, se debe tener claro que la persona que se beneficie del alquiler social debe tener esta vivienda como residencia habitual.

Solicitud del alquiler social

En caso de que te encuentres en algunas de las circunstancias que hemos mencionado anteriormente y cumplas alguno de los requisitos, debes ir a una entidad de crédito que proporcione este tipo de alquileres. Será allí, donde tendrás que hacer la solicitud del alquiler social.

Así, las distintas entidades de crédito darán una mayor importancia a las familias que se encuentren en un mayor riesgo de exclusión social. Tendrán como criterios de priorización:

  • Concurrencia de los supuestos del convenio, cuantos más supuestos, mayor prioridad.
  • El número de integrantes de la unidad familiar, cuantos más integrantes, mayor prioridad.
  • La cantidad de ingresos netos de la unidad familiar, cuantos menos ingresos, mayor prioridad.

Para corroborar esta información, pedirán a los servicios sociales todos los datos que consideren necesarios para comprobar la situación de cada familia.

Así, las viviendas serán asignadas al final de cada trimestre a las familias que hayan solicitado el alquiler social.

Esperamos que este post te haya ayudado a saber un poco más sobre los qué es y qué requisitos son necesarios para poder optar a una vivienda en régimen de alquiler social.

Desde Defendo Abogados queremos ayudarte con tu vivienda, de manera que si tienes cualquier problema con el impago de tu hipoteca, no dudes en contactar con nosotros. La primera consulta y el estudio del caso son completamente gratis.

¡PODEMOS AYUDARTE!

¿Alguna duda?

Contacte con nosotros por el medio de contacto que desees:

Contrate nuestros servicios

Desde tan solo 99€. Elige tu pack:

Menú