La inmoralidad de la subasta de pisos

La inmoralidad de la subasta de pisos

Defendo Abogados - Abogados especialistas en Derecho HipotecarioDesde “Defendo Abogados”, queremos denunciar ante la sociedad la figura de los conocidos como “subasteros”. Son personas o empresas, que sin ningún tipo de dignidad y menos de moralidad, acceden a las subastas de las viviendas ejecutadas en las cuales existen familias con hijos. La consecuencia de estos actos es muy grave: hay personas que se quedan sin un lugar donde vivir.

¿CÓMO ACTÚAN BANCOS Y JUZGADOS?

Pero lo más grave es que desde nuestra experiencia hemos visto como existe un comadreo entre las entidades financieras y estos “subasteros”. Además hemos observado en muchas de las ejecuciones hipotecarias que los juzgados les dan siempre la razón a está cuadrilla de inhumanos que viven del mal ajeno. Nos parece escandaloso. Entendemos que la persona que ha pedido un préstamo hipotecario adquiere una responsabilidad que es devolverlo, pero las entidades después del rescate a la banca siguen obteniendo beneficio a cuenta de las familias. De hecho podemos asegurar que en el 95% de los casos si no pagan es porque tienen situaciones laborales o personales muy complicadas.

¿QUÉ HACEN LOS GOBIERNOS?

Los gobiernos cierran los ojos ante estos hechos, pero luego vemos como subasteros, Fondos Buitre y gente que vive del mal ajeno se enriquecen comprando las viviendas a unos precios con reducciones de hasta un 60 y 80% del valor de mercado, mientras esas familias están en la calle. No nos gustaría generalizar pero si queremos que la Justicia sea justa, porque si no llegará un momento en que los mismos Jueces y Funcionarios que trabajan con total honradez, y los ciudadanos vamos a empezar a dudar de algo que es tan serio.

Nosotros vamos a seguir luchando por defender los intereses de las personas y empresas que nos depositan su confianza. Vemos cómo esto va cambiando, pero muy despacio y la verdad que es una sangría que se lleva muchas familias y vidas por delante.

UN CASO DE “SUBASTEROS BUITRE”

Don Fernando S.C. vecino de un pueblo de la provincia de Zaragoza, tenía un aval con Cajalón, actualmente Bantierra, por importe de 75.000 euros. El aval estaba con garantía hipotecaria. Este señor tuvo que cerrar un negocio de alimentación y no pudo hacer frente al aval, y se reunió con la entidad para plantearles el problema. Llegaron al acuerdo verbal de que una vez se celebrara la subasta, si se la adjudicaba, la entidad financiera le daría un crédito para pagar y él seguiría con su vivienda.

La sorpresa fue cuando a la subasta acudió una empresa “subastera”. Por una vivienda tasada en 350.000 euros pujaron 190.000, cuando la deuda eran 75.000 euros, y se la adjudicaron. La empresa de subastas tiene una estrecha relación con la entidad bancaria y esta empresa a su vez vuelve a ceder esa vivienda a un particular socio de la mencionada empresa.

Al final se produjo el lanzamiento y la toma de posesión de esa vivienda, y la familia ha tenido que vivir con un hermano hasta que tengan una vivienda social. Pero la mayor sorpresa es como los subasteros llamaron a la secretaria de Administración de Justicia para que les dijera cómo tenían que proceder y esto delante del cliente y su familia.

Al juzgado se le ha pedido en varias ocasiones que le certifiquen la copia del ingreso en la cuenta de consignación del juzgado del importe de la adjudicación y hasta la fecha no se ha obtenido respuesta. Del sobrante de lo que debía al importe de la adjudicación tampoco se ha obtenido respuesta. La entidad financiera dice que ya no sabe nada. Con este caso queda muy claro de que forma se está actuando en muchos casos.

Armando González Torrecillas, CEO de “Defendo Abogados”

¿Alguna duda?

Contacte con nosotros por el medio de contacto que desees:

Contrate nuestros servicios

Desde tan solo 99€. Elige tu pack:

Menú