¿Qué forma jurídica es mejor para mi empresa?

Sin duda, la selección de la forma jurídica de la empresa es una de las cosas más importantes que deberás escoger a la hora de crear una empresa, ya que las diferencias entre un tipo de sociedad y otra son enormes.

Lo primero que cabe distinguir son los diferentes tipos societarios que existen por ley: sociedades civiles y sociedades mercantiles.

Así pues, a lo largo de esta entrada de nuestro blog te vamos a explicar las diferentes formas jurídicas (tanto características como ventajas y desventajas) que deberás tener en cuenta a la hora de crear una empresa.

Sociedades Civiles

Las sociedades civiles consisten en un contrato privado de colaboración entre dos o más personas que quieren formar una sociedad. Así, las personas podrán aportar trabajo, siendo socios industriales, o aportar dinero o bienes, siendo socios capitalistas.

Esta forma jurídica se rige por el Código Civil (en materia de derechos y obligaciones) y por el Código Mercantil (en materia mercantil).

Características:

  1. Realización de un contrato en el que se especifique la actividad del negocio, las aportaciones que hace cada socio, el porcentaje de participación de cada socio en las pérdidas y las ganancias y el sistema de administración y representación.
  2. Un mínimo de dos socios
  3. La responsabilidad de los socios ante las deudas con terceros es personal e ilimitada. Es decir, en caso de que el patrimonio de la sociedad no fuera suficiente para cubrir las deudas, los socios responderán con sus bienes presentes y futuros.
  4. La sociedad civil no tiene personalidad jurídica propia
  5. Tiene un tiempo de extinción que se estipula en el contrato, por finaliza su objeto social o actividad, cuando un socio no cumple con las aportaciones o se embarga el patrimonio social por las deudas de un socio.
  6. Los socios deben darse de alta como autónomos.

En cuanto a las ventajas que tiene este tipo de sociedad, encontramos que tienen una constitución más barata y sencilla que las sociedades mercantiles, siendo además una buena fórmula para colaborar entre autónomos con pequeñas inversiones.

Aunque como todo, también tiene inconvenientes, en este caso relacionados con la responsabilidad ilimitada ante las deudas con terceros.

Sociedades Mercantiles

Las sociedades mercantiles son un contrato por el cual dos o más personas se obligan a realizar una serie de aportaciones con el fin de conseguir el capital social para crear una empresa, lo que les permitirá llevar a cabo una actividad empresarial. De esta manera los socios participarán en las ganancias y pérdidas que obtenga la nueva sociedad.

Dentro de esta forma jurídica podemos encontrar dos tipos: las sociedades de personas y las de capital.

Sociedades de Personas

Como su propio nombre indica, el elemento personal en este tipo de sociedades es muy importante. La separación entre los socios y la sociedad es escasa, ya que están obligados a llevar la gestión de la sociedad de manera personal y responden ante las deudas de terceros de manera ilimitada.

Dentro de las sociedades de personas encontramos: la sociedad colectiva y la comanditaria simple.

Sociedad Colectiva

En este tipo de sociedad, los socios tienen mucha importancia ya que como hemos comentando, gestionan la sociedad y además aportan capital y trabajo. De esta manera, la condición de socio no se transmite libremente.

Características

  1. Responsabilidad ilimitada ante las deudas con terceros
  2. En el nombre de la compañía debe estar incluido el nombre de uno de los socios y “compañía”
  3. Mínimo dos socios
  4. No hay un capital mínimo

Las principales ventajas de este tipo de sociedad es la restricción de personas ajenas a la sociedad, así como no necesitar de un capital mínimo.

En cuanto a los inconvenientes, encontramos la responsabilidad ilimitada y la imposibilidad de una gestión externa de la sociedad.

Sociedad Comanditaria Simple

La sociedad comanditaria también tendrá socios colectivos (responsabilidad ilimitada ante las deudas) y socios comanditarios, los cuales sólo responden al capital que se han comprometido a aportar.

Las ventajas e inconvenientes de este tipo de sociedad son parecidas a las de la sociedad colectiva, salvo por una mayor complejidad estructural y de funcionamiento por parte de la sociedad comanditaria simple.

Sociedades de Capital

Entendemos por sociedades de capital aquellas  que son constituidas a través de un contrato por el cual los socios ponen en común bienes para el ejercicio de una actividad mercantil (con la que obtener lucro y repartir las ganancias), representando la condición de socio mediante participaciones sociales siendo esencialmente transmisible la condición de socio, incorporada o no a las participaciones.

Dentro de las sociedades de capital encontramos: sociedad anónima, sociedad de responsabilidad limitada y sociedad comanditaria por acciones.

Sociedad Anónima

Sin duda, es una de las formas jurídicas más utilizadas a la hora de crear una nueva empresa. Este tipo de sociedad permite la libre transmisión de acciones y la participación de muchos socios.

Características

  1. El capital mínimo para formar este tipo de sociedad es de 60.000 euros, de los cuales deben estar desembolsados un 25 % a la hora de formular la escritura pública.
  2. El número mínimo de socios es de uno (sociedad unipersonal)
  3. Dentro del nombre de la sociedad debe ir incluido “Sociedad Anónima” o su abreviatura, “S.A”
  4. Responsabilidad limitada al capital aportado ante deudas a terceros

Las ventajas de este tipo de sociedad son la libre transmisión de las acciones que componen el capital social, la responsabilidad limitada frente a las deudas y la posible unipersonalidad.

En cuanto a los inconvenientes, encontramos una elevada cantidad de capital mínimo a desembolsar y la imposibilidad de impedir la entrada de personas ajenas a la sociedad.

Sociedad de Responsabilidad Limitada

Es la forma societaria más habitual en España, estando su capital social dividido en participaciones. Del mismo modo que la Sociedad Anónima, la responsabilidad de los socios ante las deudas con terceros es limitada.

Características

  1. Responsabilidad limitada de los socios
  2. El capital mínimo a desembolsar es de 3.000 euros
  3. El número mínimo de socios para formar la sociedad es de uno.

Una de las grandes ventajas que aporta este tipo de sociedad es el menor capital a desembolsar que en la Sociedad Anónima. Además, de unos trámites más fáciles. Otro beneficio es la limitación de las deudas al capital aportado.

En lo que se refiere a los inconvenientes, encontramos que la transmisión de participaciones es más compleja, teniendo los socios prioridad. De esta manera se puede restringir la entrada de personas ajenas a la sociedad.

Sociedad Comanditaria por Acciones

Como ocurría en la sociedad comanditaria simple, encontraremos dos tipos de socios, los colectivos y los comanditarios. La diferencia con la comanditaria simple se encuentra en que las aportaciones que realizan los socios comanditarios están representados por acciones.

Esperamos haberte ayudado a saber cuáles son las diferentes formas jurídicas a la hora de crear una nueva empresa. Si continúas teniendo deudas a cerca la forma jurídica con la que constituir tu empresa, consultanos sin compromiso.

¡PODEMOS AYUDARTE!


solicita mas informacion


mas soluciones

¿Alguna duda?

Contacte con nosotros por el medio de contacto que desees:

Contrate nuestros servicios

Desde tan solo 99€. Elige tu pack:

Menú