Permisos de salida

Los permisos de salida son una excarcelación temporal de la persona presa. Existen los permisos de salida ordinarios y los extraordinarios.

Los permisos ordinarios se conceden al preso para preparar su vida en libertad y para su concesión son necesarios los siguientes requisitos:

  • Haber cumplido una cuarta parte del tiempo de la condena total. Los presos preventivos no pueden disfrutar de permisos, porque es necesario que haya una condena mediante sentencia firme.
  • Estar clasificado en segundo (régimen ordinario) o tercer grado (régimen abierto) de tratamiento.
  • Que se aprecie en el preso “buena conducta”.

Sin embargo, el cumplimiento de estos requisitos no asegura que se vaya a conceder automáticamente el permiso.

La duración de los permisos ordinarios será:

-De 36 días al año para clasificados en segundo grado, distribuidos en dos semestres. Como máximo, siete días seguidos por permiso.

-De 48 días al año para clasificados en tercer grado, distribuidos en dos semestres. Como máximo, siete días seguidos por permiso.

Los permisos extraordinarios no solo los pueden disfrutar los que estén en segundo o tercer grado, sino que también se pueden conceder a los presos preventivos y a los que están en primer grado (régimen cerrado).

Se trata de permisos que se conceden por motivos concretos como el fallecimiento o enfermedad grave de padres, cónyuge, hermanos y  otras personas “íntimamente vinculadas”, por embarazo de la esposa, es decir,  por importantes y comprobados motivos.

La duración del permiso extraordinario es solo por el tiempo necesario para cumplir con la finalidad, como máximo el límite fijado para los permisos ordinarios.

En Defendo abogados trabajamos para que nuestros defendidos obtengan beneficios penitenciarios y puedan salir de prisión con la concesión de los permisos de salida.

¿Alguna duda?

Contacte con nosotros por el medio de contacto que desees:

Contrate nuestros servicios

Desde tan solo 99€. Elige tu pack:

Menú