Calificación de grado

Las personas que cumplen penas de prisión están separadas y clasificadas en grados. El primer grado se denomina régimen cerrado y es el más estricto; el segundo grado es el régimen ordinario y el tercer grado es el régimen abierto.

El último paso antes de la vuelta a la libertad es la libertad condicional. A los presos preventivos se les clasifica por defecto el régimen ordinario.

TERCER GRADO PENITENCIARIO

Se conoce como el régimen de vida en “semilibertad”. Las personas clasificadas en tercer grado tienen que pasar como mínimo ocho horas de cada veinticuatro en la cárcel, pero durante el resto del día pueden salir del Centro Penitenciario ya sea para desarrollar actividades laborales o formativas, familiares, de tratamiento o de otro tipo, encaminadas a su integración social.

Si el preso de modo voluntario acepta el control de su presencia fuera del Centro mediante dispositivos telemáticos (pulsera), no tendrá que cumplir ese mínimo de ocho horas.

LOS REQUISITOS PARA LA CONCESIÓN DEL TERCER GRADO PENITENCIARIO SON:

-Valoración de sus circunstancias personales (sociales, familiares, laborales, penales, antecedentes, tipo de delito por el que fue condenado, duración de la pena, tipo de estudios, etc.).

Valoración de que por sus circunstancias personales y penitenciarias se infiera que  está capacitado para llevar a cabo un régimen de vida en semilibertad.

– Que el preso haya satisfecho la responsabilidad civil que se le impuso en la Sentencia. Si el preso no tiene dinero para pagar, se puede entender cumplido este requisito con un compromiso de pago.

En Defendo abogados trabajamos para que nuestros defendidos consigan ser clasificados en tercer grado penitenciario.

¿Alguna duda?

Contacte con nosotros por el medio de contacto que desees:

Contrate nuestros servicios

Desde tan solo 99€. Elige tu pack:

Menú