Menores

La responsabilidad penal de los menores de dieciocho años y mayores de catorce por la comisión de delitos se encuentra regulada en la Ley de Responsabilidad Penal del Menor, que contiene normas específicas y un procedimiento especial para el enjuiciamiento de estos menores, diferentes a los establecidos en el Código Penal y en la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que se aplican a los mayores de edad. Se les aplican unas normas penales específicas, siendo asimismo enjuiciados por unos Juzgados y Tribunales diferentes a los del resto de los ciudadanos (Juzgados de Menores).

El procedimiento penal de menores presenta unas características singulares respecto al de adultos. Tiene una finalidad educativa, aunque manteniendo elementos sancionadores. A los menores que cometen un delito no se les impone una pena, sino una medida. Una de las características principales es que el Juez de Menores tiene flexibilidad para imponer y aplicar las medidas impuestas a los menores pudiendo modificar la medida adoptada inicialmente en función de la evolución o el retroceso en el cumplimiento de la medida por el menor.

¿CÓMO SE INICIA EL PROCEDIMIENTO?

La fase de instrucción del proceso penal de menores se produce cuando el Ministerio Fiscal, con la existencia de una denuncia previa, tiene conocimiento de haberse cometido un delito por un menor o tiene sospechas de su comisión

CONCILIACIÓN Y REPARACIÓN EN EL PROCEDIMIENTO DE MENORES

La Ley de responsabilidad penal del menor permite la figura de la conciliación (acuerdo) cuando el menor reconoce el daño causado, se disculpa y asume el compromiso de reparar a la víctima el daño causado. Una vez que se produzca la conciliación y reparación, termina el procedimiento con el archivo de las actuaciones.

PROCEDIMIENTO DE MENORES SIN CONCILIACIÓN/REPARACIÓN

En los casos en que el menor no reconoce el delito ni se compromete a reparar los daños causados, el Ministerio Fiscal, da por concluida la instrucción del procedimiento una vez se han practicado todas las pruebas que se consideren necesarias y acuerda la continuación del procedimiento para la celebración de audiencia (así se llama al Juicio en el procedimiento de menores).

SENTENCIA

El procedimiento de menores finaliza por sentencia dictada por el Juez de Menores que puede ser de conformidad si hay  acuerdo de todas las partes. Contra esa Sentencia, puede interponerse recurso de apelación ante la Audiencia Provincial en el plazo de cinco días.

Si su hijo o hija menores de 18 años y mayores de 14 años, se ven envueltos en un proceso penal, es fundamental a fin de proteger sus derechos, que puedan contar con la asistencia de un abogado penalista especialista en delitos de menores.

En Defendo Abogados disponemos de abogados penalistas especializados en delitos de menores. No lo dude, póngase en contacto con nosotros y estaremos encantados de asesorarle.

¿Alguna duda?

Contacte con nosotros por el medio de contacto que desees:

Contrate nuestros servicios

Desde tan solo 99€. Elige tu pack:

Menú