Despidos

Hay muchas clases de despidos y cada uno de ellos lleva aparejado un tipo de indemnización:

  • Los despidos por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (despido objetivo) que conlleva una indemnización de 20 días por año trabajado.
  • Los despidos improcedentes, que suponen el pago de una indemnización de 33 días por año trabajado (aunque en contratos antiguos se podrían llegar a aplicar los 45 días que recogía la ley anterior).
  • Los despidos por fin de contrato temporal (por cumplir la fecha fin o por haber realizado la obra o servicio para la que el trabajador fue contratado) lleva aparejado el pago de una indemnización de 12 días por año trabajado.
  • Los despidos procedentes, a consecuencia de los cuales no se abona ninguna indemnización. Este tipo de despidos debe estar fundado en causas disciplinarias recogidas en el régimen sancionador, para las cuales se contemple como sanción, este tipo de despido. Le recomendamos acudir a un profesional si se encuentra en esta situación, dado que habrá que analizar caso por casos, si los hechos que le atribuyen están debidamente acreditados y los mismos son de suficiente entidad como para justificar el despido.

Pero ante un despido, hay otra serie de factores a tener en cuenta, como por ejemplo, las vacaciones pendientes de disfrutar, que variarán en función del convenio colectivo que resulte de aplicación. La empresa tiene dos opciones, o abonárselas en el finiquito, o dejar que las disfrute, cotizándole esos días y abonándoles los mismos en la nómina del mes que corresponda.

 Si usted ha sido objeto de un despido y  considera que el  mismo  no cumple los requisitos legales  o que el dinero percibido por el mismo no es el correcto, le asesoraremos buscando la mejor solución para usted, acompañándole en el proceso judicial, si este llegase a ser necesario.

¿Alguna duda?

Contacte con nosotros por el medio de contacto que desees:

Contrate nuestros servicios

Desde tan solo 99€. Elige tu pack:

Menú